En la novela  “El barrio de los sueños rotos” me comentaron que el final era demasiado feliz para una  historia tan triste y dura como aquella. Soy fan de los finales felices ya que pienso que leemos para evadirnos de la realidad, pero en parte tenían razón. Debería haber habido algo que le diera un toque agridulce al final para que no fuese tan feliz. NO debería haber acabado tan bien.
Silueta asesinato
Quizás debería haber matado a alguien, no un protagonista secundario al que todos odian, me refiero a un personaje importante que cayera bien a todo el mundo. Pensé en Vicky (a posteriori), ya que sin ser una de los cinco protagonistas es muy importante en la trama y “da mucha pena”. Cuando cuenta su vida hace te causa compasión.

Así que me propuse matar a alguien en la segunda parte y  he pensado en el personaje “equivalente” a la Vicky de la primera parte. Pero ahora que estoy preparando el borrador me da pena. No puedes evitar cogerles cariño a los personajes y sabe mal matarlos. Yo, sería incapaz de hacer como George RR Martin que no deja títere con cabeza.
¿Me decidiré a matarla o volveré hacer un final empalagoso de tan feliz?

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contador

Contador de visitas y estadísticas

Comprarme un libro

Si estás interesado en comprarme unos de mis libros puedes enviarme un email a siscu@franciscoalarcon.eu y te lo enviaré dedicado

Se acepta moneda social

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog

Únete a otros 2 suscriptores

Quien nos visita

Lista de Blogs WP

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: