En la novela  «El barrio de los sueños rotos» me comentaron que el final era demasiado feliz para una  historia tan triste y dura como aquella. Soy fan de los finales felices ya que pienso que leemos para evadirnos de la realidad, pero en parte tenían razón. Debería...